Send me a message

Ivannia Lasso

comunicadora visual

Ivannia Lasso

Ivannia Lasso Hernández

Mi trabajo es acerca del deterioro de la ciudad de San José, Costa Rica, en donde se estudia las texturas urbanas, como evidencia del paso del tiempo y huella de la memoria.

Egresada de la escuela de Arte y comunicaciòn visual en la universidad nacional de Costa Rica

Bilingue
manejo de idioma inglés - español

Licenciatura en docencia

Exposiciones

  • Colectiva

    Casa del artista

    2005. Costa Rica
  • Colectiva

    Concurso Nuevos Valores Pebeo

    Alianza francesa, 2008. Costa Rica
  • Colectiva

    1+1=UNA Galería Alternativa

    2009. Costa Rica
  • Colectiva

    Biblioteca Joaquín García Monge de la Universidad Nacional de Costa Rica

    2009
  • Colectiva

    Edificio de filosofía y letras de la Universidad Nacional de Costa Rica

    2009
  • Colectiva

    Costa Rica Sin-Crónica, Casa de la cultura Heredia

    2010. Costa Rica
  • Colectiva

    Galería Espacios para Soñar Fundación Hábitat Urbano

    2011 Costa Rica
  • Colectiva

    Abierto Nacional de Pintura, Casa de Cuño Antigua Aduana

    2012. Costa Rica
  • Colectiva

    3rd Ironbound Multi Cultural Festival Temporary Gallery, Newark NJ.

    United States
  • Colectiva

    Galeria Fabula Urbis

    2015. Lisboa, Portugal.
  • Colectiva

    Galería 3+ arte

    2015, Portugal.
  • Colectiva

    MARTE

    Museo de Arte de El Salvador. 2015
  • Colectiva

    XIV Exposición de Pintores Hispanoamericanos. 2016 NJ

    Union City, United States
  • Colectiva

    Propuestas Galería Lola Fernández, Universidad Nacional

    2012. Costa Rica
  • Colectiva

    Valoarte Edición X, Avenida Escazú

    2012. Costa Rica
  • Individual

    Metáforas Urbanas, Texturas de la Materia

    Alianza francesa, 2013 Costa Rica
  • Colectiva

    Agora Gallery, 29th Chelsea International Fine Art Competition 2014 New York

    United States
  • Colectiva

    Valoarte Edición XI, Avenida Escazú

    2014. Costa Rica

Notas de prensa

Darío Chinchilla Ugalde Fuente: La Nación

La culminación de una pintura no se alcanza con el último brochazo: se logra cuando se la exhibe. Aunque parezca sencillo, el saber cómo enseñar una obra es algo que también se aprende. ¿Fácil?; pues no. La pintora novel le dirá lo difícil que es romper la monotonía blanca del muro de una sala de exhibición. El artista inexperto le contará del pánico escénico que sufren sus cuadros al exhibirse al espectador.

Once artistas jóvenes afrontan ese reto en una exposición titulada 1 + 1 > UNA . Ellos son estudiantes de la Cátedra de Pintura de la Escuela de Arte y Comunicación Visual de la Universidad Nacional, y sacaron sus cuadros de la academia para mostrarlos en la Galería Alternativa (100 m al sur y 400 al oeste de la embajada de los Estados Unidos, en Pavas, San José).

La coordinación del proyecto estuvo a cargo del profesor y artista Manuel Zumbado Retana, quien emprendió la curaduría acompañado por sus colegas Adrián Arguedas Ruano y José Pablo Solís Barquero.

Aunque Manuel Zumbado admite que la muestra de sus estudiantes es modesta, también afirma que el taller ha arrojado resultados interesantes. El profesor destaca dos tendencias entre los artistas: quienes se preocupan más por las formas y el dominio de los materiales, y quienes se detienen más en el mensaje de sus obras.

Entre estos últimos se encuentra una pintura como Degeneración , de Melisa González. Esta obra presenta la mutación de una figura precolombina en un político criollo, lo cual plantea una reflexión sobre la pérdida de la identidad ancestral.

El tema de la identidad también es retratado por distintas obras de Ivannia Lasso en lo que Zumbado considera un “abecedario de lo costarricense”: una chapa de la Cerveza Imperial con la silueta de la imagen de la Virgen de los Ángeles, o el morado de una guaria que termina confundiéndose con el morado del equipo Saprissa –entre otras alusiones–.

Del ser costarricense también habla el trabajo de Óscar Vargas ( How much y Mi Costa Rica ), quien pintó diversos motivos sobre partes de maniquí. Zumbado reseña: “Óscar Vargas toca lo social desde una referencia muy cercana a los jóvenes: el tatuaje. Él habla de una Costa Rica a la venta, donde la justicia no es ciega, la naturaleza es un espectáculo, y hay un desbalance entre lo moral y lo monetario”.

El artista colombiano Francisco Otárola propone una obra que reproduce la apariencia de un tejido indígena que, al mirarlo con atención, revela la letra de una canción de letra política y social de su país.

Con Quien nos controla , Gabriela Alfaro critica la hipocresía y la doble moral mediante un cuadro en el que una colección de narices de payaso pende inerte de unas manos.

Trabajos como los de Natalia Vega, Lawrence Brown, Karla Vargas y Stephanie Williams, basan sus exploraciones en las figuraciones humanas. Williams da cualidades fotográficas a su cuadro Doblez en paréntesis; en él explora las relaciones afectivas entre amigas. Brown plantea una crítica contra la agobiante presencia tecnológica (expresada a través de los videojuegos). Vega asienta su pintura en el dibujo explorando la psicología humana en una figura de formas torturadas.

Vargas brinda dos obras en pequeño formato en las que mezcla dibujo, pintura y ensamble. A su vez, exhibe un trabajo en gran formato en el que figura un ojo (“ventana del alma”) que no ofrece ninguna vista mágica interior, sino que, por el contrario, refleja una ventana del entorno.

Geoffrey González y Diana Herrera exponen sus trabajos en pintura abstracta. González ofrece un cuadro grande y monocromo en rojo, con diferencias de texturas logradas por medio de empastes. En el caso de Herrera, la artista preparó un políptico con insinuaciones vegetales en tonos amarillos, rojos y verdes, está montado de forma asimétrica en un ángulo de la galería.

Muchos de los artistas de 1 + 1 > UNAmuestran sus obras por primera vez. Zumbado afirma que el hecho de salir de la universidad y exponerse es una gran experiencia pues incluso una mala crítica es una ganancia.

En este sentido, el profesor resalta que no es común que las galerías se arriesguen exponiendo el trabajo de artistas jóvenes.

Sin embargo, la apuesta de la Galería Alternativa no es nueva. Las galeristas Hellen Broide y María Soledad Zúñiga afirman que un norte que ha mantenido su espacio de exposición es el de alternar artistas reconocidos con nuevos creadores. Según ellas, la muestra es un estímulo para que estos jóvenes se comprometan con su trabajo y aprendan a lidiar con un lugar de exhibición.

“Lo que funciona como una pieza individual no es necesariamente lo que funciona en una exposición colectiva pues debe pensarse en la armonía entre las obras y en la armonía con el espacio: esto también forma parte del proceso de aprendizaje de un artista”, afirma Hellen Broide.

Sabemos que un cuadro está culminado cuando se lo muestra; y estos jóvenes nos invitan a terminar sus obras. Sepamos que, por más aventajada que sea una pintora, por más talentoso que sea un pintor, su destino siempre los manda a topar con pared.

Fernando Chaves Espinach Fuente: La Nación

La obra de Ivannia Lasso nace directamente de San José. Colecciona fragmentos de sus paredes, afiches olvidados y rayones sin forma y los convierte en la pintura que se exhibirá en la Alianza Francesa a partir de hoy, a las 7 p. m.

La exposición Metáforas urbanas, texturas de la materia está conformada por 15 obras en acrílico sobre tela. La artista utiliza otros materiales para crear las piezas, como arena, papel, geles y barnices.

“Partí de mi contexto inmediato, que es San José, y quería retratar historias que se ven a través del deterioro que sufren las texturas”, declaró la artista.

“Trabajo a partir de la imagen de la ciudad y de los imaginarios urbanos”, explica. Por ejemplos, se apropia de texturas dañadas y de los afiches que anuncian conciertos y otras actividades, enterrados bajo capas de pintura.

“El conjunto de los afiches con las texturas fragmentadas tratan de hablar de una ‘leyenda de supervivencia’, porque esos afiches llevan ahí hace años y las fragmentaciones de pintura que indican una capa sobre otra”, comentó Lasso.

“Los afiches son muy representantivos del entorno urbano porque refleja los eventos contemporáneos”, comentó la artista.

Para mostrar esa colocación de capa sobre capa de historia, Lasso echa mano de técnicas como el collage, el informalismo y la pintura matérica. Así, su pintura se desgarra para construir esas visiones capturadas en el ambiente citadino en constante degradación.

La exposición Metáforas urbanas, texturas de la materia estará abierta en la Alianza Francesa (barrio Amón) hasta el 31 de julio.

Laura Morales Sánchez Fuente: Diario Extra

“Metáforas urbanas texturas de la materia” compone 10 pinturas en la técnica de acrílico mixta sobre tela de la artista Ivannia Lasso, la cual busca transmitir un mensaje con los graffitis y paredes de la capital ya que se transforman por los diversos procesos ambientales y socioculturales.

La muestra se exhibe en la galería de la Alianza Francesa en el corazón de la capital.

“Trato de captar las historias que cuentan el deterioro en las paredes o texturas de los edificios. Hablo del paso del tiempo y del desgaste, pero a la vez de los cambios y esa transformación”, agregó la creadora.

Para la elaboración de las mismas, indicó que utilizó materiales como papel, arena, barnices y los diferentes colores en pintura acrílica.

“En el proceso de unos dos años, por ejemplo en los trabajos donde se usan blancos, se habla de la pureza y hasta de posiciones políticas, pero a la vez cada capa cuenta una historia”, indicó.

La exposición se habilitó hasta fin de mes.

Fuente: Alianza Francesa San José Costa Rica

Exposición de 10 obras en acrílico sobre tela inspirada en el contexto urbano donde el espacio se ha ido transformando como resultado de diversos procesos ambientales y socioculturales. El uso de técnicas deconstructivas como perforaciones, rupturas, o desgarros de los materiales en la obra, generan una pintura fragmentada que lleva a los límites del propio lenguaje. Se utilizan diversos materiales como arena y papel, geles, barnices y pintura acrílica. Entrada libre.

Exposición abierta hasta el 31 de julio, 2013

Para mayor información al 2257-2327

Efraín Hernández Villalobos.

Escuela de Arte y Comunicación Visual. CIDEA, UNA.

Ivannia Lasso cierra su proceso de educación artística en la Escuela de Arte y Comunicación Visual de la Universidad Nacional con un trabajo desde el cual plantea su visión de ciertos detalles del paisaje urbano. Su mirada se posa en las paredes que revelan al transeúnte observador el continuo paso del tiempo y el deterioro que este causa en los edificios y construcciones que tejen la urdimbre de la ciudad. La huella de los hombres y aquella del tiempo aparecen a manera de capas sobrepuestas como agentes del cambio y la desintegración.

La pintura de Lasso se convierte en un sugerente espacio desde el cual podemos reflexionar sobre diversas cosas que incluyen ,por una parte, la dimensión social y política del discurso publicitario que exige -dentro de una lógica capitalista- la incesable acción de descartar y remplazar, y por otra, una visión de las condiciones existenciales en la contemporaneidad. El rostro de las ciudades es en gran medida la cara de las multitudes que la pueblan, su mentalidad, sus condiciones de vida, la fuerza que les mueve y dirige. Es quizás el retrato de algunos rasgos de su “inconsciente colectivo”. Así, el paisaje urbano y la fisonomía de sus anónimos habitantes se fusionan en una imagen dual que de alguna forma les nombra como una sola cosa.

La estrategia de comunicación presente en la pintura de Ivannia Lasso, como ella bien lo dice, se refiere al trabajo de Basquiat y Marcaccio. Sin embargo, remite también a la obra de tres pintores europeos denominados los “affichistes”. Ciertamente las imágenes de desintegración de Jacques de la Villeglé, Mimmo Rotella, Raymond Hains muestran un marco de actitudes frente al arte y la cultura que la pintura de Lasso comparte. Lo mismo es cierto de los “paisajes urbanos” del norteamericano Cy Twombly. En las superficies de la pintura de Lasso convive - en relativa tensa oposición- la dualidad entre una energía gestual que asoma bajo la capa lisa que lo hace todo homogéneo e impersonal. Vibración versus uniformidad parecen ser polaridades dialécticas de una incesante transformación que afecta a hombres y ciudades. El contraste entre estas “realidades” provoca en el espectador respuestas emotivo/ conceptuales que constituyen una compleja dimensión estética.

Ivannia Lasso inicia su vida profesional con una pintura plena de sutiles sugerencias que cada espectador podrá interpretar desde diversos ángulos encontrando múltiples sentidos posibles. Con las condiciones necesarias para ser una creadora con calidad y profundidad, en sus manos está construirse un futuro promisorio.

Información biográfica

Nacida el 5 de enero de 1984, y he vivido toda mi vida en Costa Rica. Asistí a la Universidad Nacional de Costa Rica cursando la carrera de Arte y Comunicación Visual con énfasis en la pintura. Mi trabajo es influenciado, por el arte povera y el expresionismo abstracto.
Descargar mi C.V.

Sobre mi obra

Cinque Terre

Para los propósitos conceptuales y formales de esta propuesta el casco urbano de la ciudad de San José, Costa Rica, y sus transformaciones, como testimonio del tiempo, se convierte en un potenciador de ideas para realizar una reflexión pictórica vista desde el cambio y el deterioro. Interesa para el planteamiento de la propuesta el entorno urbano como objeto de estudio, en donde su exterior genera apariencias que son recursos para la experimentación técnica pictórica. Estas percepciones generadas en la ciudad se representan y aíslan en formatos pictóricos que remiten a un deterioro.

Al Interpolar este tipo de imágenes del deterioro en el bastidor, se evidencia aquellos lugares olvidados por el deterioro, sin sentido de pertenencia, exponiéndolos a la mirada publica que los ignoro.

Sin embargo, al resemantizarlos y cargarlos de cualidades tangibles que estimulan los sentidos se crea un nuevo lazo de empatía con el espectador al reconocerse en la imagen como habitante de ese lugar, potencializando la activación de la memoria. Estas huellas humanas causadas por el deterioro son capaces de vincular la memoria colectiva con un interés por el pasado, generando entonces una mirada reflexiva y nostálgica hacia los espacios deteriorados.

De esta forma, se crea una sociabilización hacia el deterioro como huella de la memoria por medio de las texturas urbanas.